28 abr. 2015

Cautivo de mis deseos. Johanna Lindsey


Autor: Johanna Lindsey 

Publicado por Zeta Bolsillo 

Año publicación: 2008 

Género: Romántica Regencia 

Serie: 8º Saga de los Malory  

ISBN: 978-84-967-7885-6


Desolada por  la  muerte de  su  madre,  la joven  Gabrielle Brooks abandona  Inglaterra  para  buscar  a  su  padre, convertido  en corsario  de  una  isla  caribeña.  Cuando  lo encuentra, él la obliga a regresar a casa y le ordena que se busque  marido.  Gabrielle vuelve entonces a Londres y conoce a un americano, Drew Anderson, que, aunque se siente atraído por su belleza, en realidad es un vividor sin ningún interés en mantener una relación formal con ella...


Bueno,  voy  a  correr un  tupido  velo  por  las  repeticiones (afortunadamente  en   éste   pasan   un   poco   más desapercibidas) y  por  esa  sinopsis...  Menos  mal  que después de la pequeña decepción del sexto y séptimo de la saga,  éste  la retoma  con fuerza.  Supongo  que  también influye  que  sea  un Anderson  y no un  Malory  el protagonista. Y lo digo ya que la familia había perdido un poco  de  fuelle  con  Jason  y  Jeremy,  y que  por suerte Reggie  aparece  de  forma  muy  testimonial, aunque volvemos a ver a James en todo su esplendor (creo que es el personaje que más me gusta y con diferencia). En fin, vamos al grano. 
Gabby va a buscar a su padre después de la muerte de su madre, pero tiene la desgracia de ser capturada por unos piratas en el camino. Poco se imaginaba la pobre chica que Nathan, su progenitor, era uno de ellos  y que encima es quien  la  rescata.  Sin embargo,  unos  años  después  del reencuentro, la manda de vuelta con la “ilustre tarea” de encontrar un  marido,  y  la  encomienda nada  más  y  nada menos que a James Malory. Pero en la casa de George y James  también  están  de  visita  Drew  y  Boyd...  Tras un encuentro calamitoso entre Drew y Gabby; y obligado a ser  él su acompañante, el  americano  se  convierte  en  un capullo integral. Todavía no comprendo como una mujer es capaz de sentirse atraída por un hombre que la insulta, la humilla y finalmente la mete  en  un  escándalo  del quince...  masoca  que es la  chica. Drew esta  lleno  de prejuicios contra los piratas, y eso de acompañar a la hija de uno de ellos no le sienta muy bien, por más que desee meterla en su cama. Y por eso mete la pata una y otra vez, hasta que Gabby ejecuta su venganza robándole su propio barco  y  cogiéndole  prisionero.  Y  ahí  es  dónde  se  dará cuenta que lo que él daba por sentado no es así, y que la “bromita” tiene connotaciones no calculadas... Por cierto, telita algunas frases que le dedica. 
Como  dije  antes,  a  Drew  habría  que  darle  de  collejas durante buena parte de la novela, pero consigue resarcirse al darse cuenta del error monumental y acceder a ayudar a Gabby en el objetivo que ella tenía al robarle el barco. Y Gabby es una chica de armas tomar cuando se le tocan las narices, aunque la venganza contra Drew le sale un poco rana. Aún así, no se amilana y ataca cuando toca hacerlo, para  cabreo  y  deleite  de  Drew.  De  damita tranquila y sosegada como aparenta en un principio, va a ser que no... y  si  encima  tocan  a  su  padre  o  sus  amigos,  apaga  y vámonos. Eso no quita que protagonice escenas delirantes frente al atado Drew... Y antes de sucumbir a sus encantos lo cabrea, fustra, desespera hasta que se vuelven las tornas. Claro que él también hace de las suyas. 
Por  último,  James  está  en  mejor  forma  que  nunca,  y aparece un  personaje  que  dará  que  hablar  en  próximos libros, Richard Allen. Batallas navales, enemigos enconados, la búsqueda de un tesoro,  y  sorpresas  finales  componen  esta  novela  que, como comenté, vuelve a poner la saga a nivel de las cinco primeras.


Saga de los Malory: 

8. Cautivo de mis deseos 
9. Las trampas de la seducción 
10. Enemigos perfectos 
11. Stormy Persuassion 

5 comentarios:

  1. Hola,
    creo que es una serie muy buena..pero que la autora no supo encaminar...una pena...pero los primeros libros son de los imprescindibles para cualquier lector de romántica..
    Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también opino lo mismo. La saga se le hizo demasiado larga (de hecho, de los propios Malory es hasta el 7, el 8 y 9 son de Anderson y el 10... de nadie de la familia) y que terminó gafando a base de repeticiones cargantes y de argumentos pillados por los pelos. Tiene sagas más cortas y mejores, como la de los Reid. Joyas de la romántica, el libro de James y el de Amy (3 y 4).

      Eliminar
  2. Hola guapa,
    Tengo un poco abandonada esta serie, espero retomarla pronto, me da un poco de pereza porque parece que van bajando un poco de nivel.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Tengo la saga pendiente! No he leído ninguno aún, pero le tengo muchas ganas :)
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por comentar siempre desde el respeto, pero recuerda, "todo comentario que haga alusión a la piratería será eliminado".