17 jul. 2015

Nadie me ofende impunemente. Elizabeth Urian


Autor: Elizabeth Urian 

Publicado: Romantic Ediciones 

Año publicación: 2014 

Género: Histórica 

EBook: 3,20€




Ayla y Cadha Singht viven aisladas por voluntad propia en una remota isla escocesa, lejos de bailes, fiestas y del bullicio que impera en la ciudad. A las dos indómitas hermanas parece importarles únicamente sus tierras: son lo único que desean y piensan que nada ni nadie podrá arrebatárselas. 
Sin embargo, su padre tiene otros planes, y con la llegada de Rob Cunningham, un misterioso invitado, y Michael Campbell, el nuevo administrador, se verá amenazada la relativa paz que las dos jóvenes han disfrutado hasta ese momento. 
¿Podrán hallar Ayla y Cadha la felicidad y el amor que la vida parece negarles? O… ¿Acaso existen valores y secretos más poderosos que sus auténticos deseos? 


Aquí tenemos dos historias en una: Por una parte Michael y  Ayla, y por otra Rob  y  Cadha.  Y  cada  una  de  las historias  con  sus peculiaridades,  ya  que  las  hermanitas 
son...  bastante  originales.  Y  ellos  tienen  en  común  el saber ver más allá de los convencionalismos de la época para  descubrir  a  la verdadera  mujer  que  llevan  dentro, aunque las reacciones de cada uno ante un hecho inicial son  muy  diferentes.  A  Michael  le darías  un  par  de capones, a Rob lo abrazarías.
En fin, vamos al grano. Ayla y Cadha son dos hermanas que  viven solas,  con  la  única  compañía  de  la  señoraDavies,  su  ama  de llaves;  y  de  Zake,  un  ex  esclavo de Barbados,  que  ejercen  de madre  y  padre  de  estas  dos. Porque su padre biológico vive felizmente en Edimburgo y solo  viene  a  llevarles  a  algún  amigo como  presumible pretendiente, y no se entera de la misa a la media. Las dos chicas son de armas tomar, unas mujeres adelantadas a su época, inteligentes, independientes y con ninguna gana de que  las  mangoneen,  y  menos  ningún  hombre.  Ayla está escaldada  de  una  relación  anterior,  y  Cadha  sufre  un intento de violación  por  parte  de  uno  de  sus  presuntos pretendientes, del que Ayla la salva justo a tiempo, y que deja a ambas marcadas a fuego.
Por eso, a ninguna de las dos le sienta bien que contraten a un administrador, Michael, cuando ellas llevan haciendo el trabajo  la mar  de  bien  durante  varios  meses;  o  que su padre aparezca con Rob como invitado. Los desplantes a ambos son continuos; y aunque la misión de Michael en realidad  es  otra,  los  choques entre  él  y  Ayla  son  de antología, mientras la atracción entre ellos crece. Ella no deja  de  sorprenderlo,  con  su  carácter  arisco,  su inteligencia,  su  determinación,  sorprendiéndole  en cada momento  hasta  que  le  suelta  que  quiere  tenerlo  como amante (la carita de Michael es... aunque está encantado). Y Cadha rechazando a Rob porque piensa que va a pedir su mano cuando en realidad el motivo de su viaje es otro. 
Eso, unido al terror que le produce quedarse a solas con un hombre. Ambas son imprevisibles, y ellos no saben como reaccionar la mayor parte de las veces. Y todo eso con un pueblo que  las desprecia  y  frente  al  que las  dos  se mantienen  firmes; una familia  rival,  los  Riley,  con  sus continuos  enfrentamientos; un padre  que  se  ha  vuelto tiránico  con  las  dos  hermanas queriendo  reducirlas a meros  floreros  de  salón;  un  cadáver  en el armario  y  un ladrón al que capturar. Y mientras, las dos defendiéndose como gatos panza arriba ya que ven peligrar su libertad y no quieren convertirse en meras comparsas.
Una novela más que recomendable, con unas protagonistas femeninas fuertes, con carácter, y que saben perfectamente lo que quieren, luchando para conseguirlo aunque todo se ponga en contra. Y unos protagonistas masculinos que, a pesar  del  patinazo de Michael al  final,  saben  estar  a  su altura,  ven  a  través de  la máscara  que  se  ponen  y  se enamoran perdidamente de ellas sin querer cambiar ni un átomo  de  su  personalidad.  Ambas  parejas se  consideran iguales,  compañeros,  sin  sobresalir  uno  por encima del otro. Pero ninguna de las dos se lo pone fácil, y eso hace que entre los hombres nazca una verdadera amistad a base de intentar lidiar con las hermanitas. 
No voy a desvelar mucho más. La acción es continua, y es un placer descubrir  como  poco  a  poco  van  girando  las tornas entre ellos y ellas. 
La única pega es que me hubiera gustado que “el malo” se hubiera llevado  un  castigo  mayor.  Y  que  el  padre  se hubiera enterado de lo que pasó en realidad en esa casa.




3 comentarios:

  1. Me lo llevo, sin duda !!!
    La trama me ha gustado y los peros que le has puesto son tan insignificantes que creo que disfrutaría mucho con esta lectura...de hecho, creo que hace unos meses ya la vi reseñada y me llamó la atención, pero es como todo, no la compré y al final me olvidé de ella.
    Besos !

    ResponderEliminar
  2. Purs apuntate al booktour. Es la que tienen esta semana...

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta.

    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar siempre desde el respeto, pero recuerda, "todo comentario que haga alusión a la piratería será eliminado".