19 ene. 2016

Miscelánea. Ana Álvarez

Autor: Ana Álvarez 

Publicado por: Ediciones B 

Año publicación: 2015 

Género: Comedia Romántica, Chick lit 

EBook: 1,89€


Para llegar al puesto de redactora en una editorial, además de profesional y vivir dedicada por entero al periodismo, Victoria ha tenido que ser muy estricta consigo misma y esconder sus encantos tras un elaborado disfraz. Ahora, tras años de duro trabajo y a base de mucho esfuerzo y sacrificio, está a punto de lograr la dirección de la nueva revista Miscelánea. Sin embargo, por imposición de su jefe, tiene que dirigir la publicación con Julio, un conocido millonario con fama de playboy y el tipo de hombre que ella aborrece por encima de todo. Desde el momento en el que se conocen se desata entre ambos una guerra sin cuartel en la que la rivalidad, las discrepancias, las arduas disputas... y la irresistible atracción mutua, van mucho más allá del terreno profesional. 
Una comedia romántica ingeniosa, sensual, divertidísima e inolvidable.
Reconozco que reír, me reí, pero... hay muchas cosas que no me acaban de convencer. Sobre todo la protagonista. A ver, comprendo que a nadie  le  hace  gracia que venga el enchufado de turno a colaborar contigo en un alto cargo, pero la forma de ser de Victoria es de gili con todas las letras y a tamaño 48. En una profesión como la suya (periodismo), antes de despotricar como una posesa moléstate  en  investigar  un  poco  al  del  enchufe  trifásico googlea... y lo mismo te llevas una sorpresa. Pero no, aquí la damita prejuzga sin pensar, y eso es mortal... para un periodista que se supone que es objetivo (o debería serlo). También su comportamiento es digno de darle un par de tortas bien dadas. No sólo con Julio, con todos en general. No se es buena jefe ni profesional con un humor tan agrio y  una  mala  leche  como  la que  destila  la  señorita  Paez. Conozco  a  profesionales increíblemente  maravillosos  y perfectamente  dignos,  que  se matan  en  su  trabajo  a demostrar  lo  que  saben  y  son  una gente amable  y encantadora.  No  por  mucho  gritar  y  malos  modos  se consigue  lo  que  quieres;  más  bien  al  contrario,  con educación, saber  estar,  no  hablar  más  alto  que  otro  se trabaja  mejor  y estás  más  contento  y  rindes  más.  Sin cabreos ni malos rollos. Sí, hay jefes como Victoria, pero los que están abajo no suelen soportarlos mucho tiempo. Lo de ir disfrazada de señorita Rottermeier ya es opcional, que tampoco me creo mucho lo que comentan, pero en fin, yo soy informática (o mejor dicho, trabajo de informática) y hay de todo. Lo más normal, la peña en vaqueros. Y por si fuera poco, es la típica chica que hace una cosa mientras piensa  la  contraria,  llegando  a  ser  como  el  perro  del hortelano, que  ni  come  ni  deja  comer.  No  me  sirve  de excusa lo acontecido en el pasado, porque es de agárrate que  vienen  curvas, y  encima  tan  terca  como  un  burro obcecado.  Egocéntrica, histérica,  tozuda,  mal  pensada,... Pedazo cardo borriquero. 
En fin, que con ese carácter tan dulce y comprensivo, no es de extrañar las jugarretas de Julio, que junto con Madga son  los personajes  que  más  me  gustan.  El  chico  tiene paciencia  a raudales,  y  se  la  devuelve  en  cuanto  puede. Eso  sí,  debe  ser masoca  para  encantarle  las  discusiones entre los dos... Hubo momentos en los que yo, de ser él, la hubiera dejado con la palabra en la boca y me hubiera ido con viento fresco. Y es que verdaderamente, Julio no se la merece. 
Respecto  a  los  personajes  secundarios,  como  dije  antes, Madga se lleva la palma. Es una chica sensata, que hace que Victoria ponga los pies en la tierra y no desbarre de más.  La  amiga perfecta que  esta  para  escuchar  y  si es necesario aconsejar. Un auténtico cielo. Luego tenemos a Noelia, la cuñada metomentodo con una forma de pensar un  poco  peculiar...  ya  que  Victoria  rompió  el molde cuando nació y aconsejar sobre ella es un suicidio. Andrés, el hermano de Julio; Amelia, su madre...
En  resumen,  una  novela  divertida,  sí,  porque  las situaciones en las que se meten (queriendo o sin querer) los  protagonistas  son  un poco  surrealistas,  y  una protagonista a la que yo, personalmente, acogotaría viva. Me  encantó  lo  del  “¿No  quieres  caldo? Pues toma  tres tazas” del final. Pero las discusiones de los protagonistas son para matarla. Y no, no tiene excusa. 
Por  último...  creo  que  nunca  había  leído  tantas  veces “follar” y “polvo”. A veces están bien, otras se pasan un poco... Y que unos personajes hablen tan abiertamente de su  vida  sexual  con  sus hermanos  o  primos  también  me choca, pero en fin. Cada uno es cada uno. A mí no se me ocurriría.


4 comentarios:

  1. No lo conocía pero me has dejado con ganas de leerlo ^^
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  2. siii, Aurora dicen de él que te ries ...y por eso lo tengo anotado...esos peros me desinflaron un poco....pero bueno...seguira ahi

    Besitosss

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Lo leí sin grandes expectativas y quizás por eso me resultó bastante divertido. Tiene algunas escenas muy buenas.
    Otras cosas flojean, pero creo que me sorprendió positivamente en general
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Hola Aurora,
    Coincido contigo en que Victoria tarda en caer bien, si es que lo consigue, por suerte Julio lo compensa por los dos. Quizá los personajes son muy extremistas, pero me resultó entretenida que es de lo que se trataba.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por comentar siempre desde el respeto, pero recuerda, "todo comentario que haga alusión a la piratería será eliminado".