15 ene. 2016

Esta sonando nuestra canción. Anna García


Autor: Anna García 

 Autopublicado 

Año publicación: 2015 

Género: Chick lit 

eBook: 1,88€



Zoe conoció a Connor y le odió al instante. En cambio, se enamoró perdidamente de Sully sin conocerle. ¿Qué pasará cuando descubra que ambos son la misma persona? 
Sarah no tiene tiempo para conocer a nadie, pero el destino pondrá a Kai en su vida, alguien completamente distinto a ella. ¿De verdad los polos opuestos se atraen tanto como para llegar a perder los papeles? 
Hayley no cree en el romanticismo, solo pretende pasarlo bien... Hasta que conoce a Evan, un tío al que ella definiría con una sola palabra: aburrido. ¿Cómo logrará Evan que Hayley se enamore de él? 

Esta es la historia de tres hermanos y de su padre, Donovan, el cual realizó una promesa a su esposa antes de que ella muriera: asegurarse de que sus hijos fueran felices. Y está dispuesto a cumplir con su palabra aunque para ello tenga que entrometerse en sus vidas. 

Si bien al principio me gustó sobre todo por la normalidad de  los personajes,  a  media  de  avanzaba  la  lectura  me  iba dando cuenta  de  ciertas  cosas  que  no  me  terminaban  de cuajar, otras que sucedían excesivamente rápido y  me dio la  sensación  de  que se  me  hacía  excesivamente  largo, sobrándole como unas cuantas páginas por culpa de una de las protagonistas femeninas. Voy a explicarme mejor...
No  se  puede  decir  que  haya  sólo  una  pareja  protagonista, sino que  son  tres  (al  final  cuatro),  aunque  la  de  Connor  y Zoe  es la  que  se  lleva  la  voz  cantante.  Pero  también tenemos  a  Evan y  Hayley,  junto  con  Kai  y  Sarah.  Y  otra final que no desvelo. En el centro de todas está Donovan, el  padre  de  todos  los O’Sullivan  y  causante  en  mayor  o menor medida de que se vayan conociendo. Connor es un publicista que sufre un gran desengaño amoroso por culpa de Sharon, que se larga a trabajar a París con cara de “Si te he visto no me acuerdo” lo que provoca una gran depresión y borrachera y que causa el efecto colateral de conocer a Zoe, ya que es la que tiene la desgracia que llevarlo en taxi y que se lo deje todo perdido. Para rizar el rizo, Zoe es la que lleva a Sharon al aeropuerto siendo la testigo indirecta del desplante    de    la    otra    al    dejarle “olvidado”deliberadamente su teléfono. 
Hayley entra en escena al ser la mejor amiga y compañera de  piso de  Zoe,  y  se  siente  atraído  por  Evan,  aunque  al principio tiene sus reparos por estar  éste último casado. Y Sarah  hace  su  entrada estelar  al  detectarle  a  Donovan  un principio de Alzheimer y por una pícara casualidad ser ella quien  le  encuentra  y posteriormente ser  la  asistente  social que se ocupe de él.
El libro transcurre entre los momentos tiernos provocados por las tres parejas junto con la interacción con su padre, los lagrimones que se te caen en otros momentos, los cabreos 
contra  unos  u  otros...  Todo  sin  olvidarnos  de  momentos graciosos   que   también   hay,   tremendas   meteduras   de gamba (y  no  solo  por  culpa  de  Connor,  que  Zoe  también telita...),   malentendidos...   Es   cierto   que   a   ratos   es tremendamente amena,  pero  en  otros  la  redacción  de  la historia  hace  que  te distancies  perdiendo  la  frescura  que llega a tener. 
Y  ahora  empecemos  con  los  peros.  Hay  cosas  que  a  mi parecer transcurren excesivamente rápido, pero las que más cantan son por una parte que entre el gran desengaño de Connor  y  el considerar  a  Zoe  el  amor  de  su  vida  pasa...alrededor  de  una semana;  y  la  duración  de  la  enfermedad de  Donovan también... Hay  una  tercera  aunque  pasa  más desapercibida  es  el  divorcio de  Evan,  pero  esta  última puede ser más creíble. 
Respecto  a  los  protagonistas,  tenemos  a  Connor, alguien que me  parece  que  sobre  todo  con  Sharon  no  se  ha  dado cuenta de  la  movida  lo  que  en  el  fondo  le  provoca  una gran inseguridad  sentimental,  que  junto  con  su  sentido  de la responsabilidad  causa  que  se  equivoque  una  y  otra  vez con Zoe,  y  que tome  medidas  llevadas  por  el  impulso  y  a la desesperada.  Y  que  desde  luego  no  son  ni  de  lejos  las mejores decisiones. 
Zoe en un principio me parece una chica super dulce, muy romántica  y algo insegura, siempre dispuesta a darlo todo por Connor y a luchar por él... hasta que se produce cierto suceso  y  su personaje  sufre  un  cambio  radical.  Si  bien  es cierto  que  en un principio  su  posicionamiento  es  más  que justificado y te solidarizas con ella, a la larga ese enroque hace  que  te  den  ganas de  darle  de  collejas,  cosa  que  en realidad  hace  el  resto  de  los personajes  ya  que  su  postura no  es  tan  sostenible  y  provoca que  se  convierta  en  esas borriquitas  que  no  se  dan  cuenta  de las  cosas.  Comete muchos errores que desembocan en cabreos y la verdad...no  deja de  ser  la  causa  indirecta  de  lo  sucedido.  Si bien Connor se ha sincerado desde el principio, ella no... y eso le estalla en toda la cara con efectos catastróficos.
Kai   es   el   hermano   mayor,   pasota,  mujeriego e irresponsable. Tiene sus propios traumas (explicados en un relato posterior, “Fuera de combate”) que a punto están de separarle   de Sarah   con sus   continuos   comentarios   a destiempo, pero cuando se sincera es un amor de hombre. Sarah   es   la   horma   de su   zapato,   una   madre   soltera contestataria,  pero  muy  dulce  y dispuesta  a escuchar  a quien  sea.  En  mi  opinión,  Sarah  es  la única  que tiene  la cabeza  bien  amueblada,  la  más  sensata  y sin ella estarían todos más que perdidos.
Evan es el empollón (por qué no decirlo... calzonazos) de la   familia.   Hayley   le   hace   darse   cuenta   de   que   su matrimonio no es ideal y termina peleando por ella y ganándosela.
Otros   personajes   son   Donovan,   el   padre   de   los   tres desastres;  Matthew,  el  padre  de  Zoe,  que  la  verdad,  no sabes por donde pillarlo; Rick, el mejor amigo de Connor y   con  muchos momentos   estelares;   y   los   familiares irlandeses de los O’Sullivan que son Maud, Rory y Keira. 
En  resumen,  una  lectura  que  te  emociona,  te  ríes,  te cabreas,   pegarías   a   alguien...   con   un   estilo   narrativo mejorable,  y con  otros  momentos  que  no  te  crees  por  su rapidez.
Por cierto, de los epílogos... Quitaría el de Penny, solo se salva por algunas salidas de la cría (de estas típicas que te ríes pero la estrangularías), pero...
Si tenéis curiosidad, leeros “Fuera de combate”, que nos cuenta la infancia y juventud de Kai y el amor de su vida. Y   sí,   es   un auténtico   cabrón   aunque   con   Sarah   se trasforma   y   los últimos   capítulos   destilan   ternura   a raudales.


6 comentarios:

  1. No lo conocía pero parece entretenido.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía y pese a lo que comentas, no termina de llamarme
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Vaya finalmente le das dado buena nota tras tantos peros... Bueno guapa no conocía el libro, es cierto que tampoco me ha llamado mucho la atención, así que por esta vez lo dejo pasar.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me lo apunto, a ver si alguna tarde libre me animo y lo leo ;)
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/

    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena reseña, esta novela la anotamos en pendientes por leer, porque nos ha llamado la atención. Besitos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar siempre desde el respeto, pero recuerda, "todo comentario que haga alusión a la piratería será eliminado".