11 nov. 2014

Tuareg. Elena Garquin



Autor: Elena Garquin

Publicado por Pamies

Año publicación: 2014

Género: Erótica histórica

ISBN: 978-84-154-3393-4




El Sáhara, 1890. Cuando Beatriz Ayala vuelve en sí, después de estar a punto de morir en el desierto, tiene una sola idea en la cabeza: regresar a su hogar en España, del que fue brutalmente arrancada para ser vendida como esclava. Nada ni nadie va a impedírselo. Ni siquiera Tahir Abdul-Azim, el poderoso líder tuareg que la ha salvado de las garras de la muerte, tan atractivo e imponente que despierta en ella un fulgurante deseo imposible de dominar. Pero él no parece opinar lo mismo. Tahir vive para su pueblo, y está dispuesto a cualquier sacrificio por él. Sobre todo si ese sacrificio incluye hacerse cargo de una hermosa y testaruda mujer por la que se siente irremediablemente atraído. Consciente de que pertenecen a mundos totalmente opuestos, pero dispuesto a vencer su carácter obstinado para convertirse en el amo de toda su pasión, la acepta como huésped. Iniciarán así una aventura, en un paraje asolado por las luchas internas de poder y los efectos devastadores de la colonización, donde Beatriz será capaz de sortear toda clase de peligros, excepto uno: resistirse al oscuro embrujo del hombre que la protegerá con su vida, irrumpiendo con fuerza en su corazón. 



Nunca he sabido la distinción o la frontera real de algunas novelas denominadas románticas de otras consideradas eróticas. ¿Las escenas de sexo más explícitas? ¿La pasión que destilan esas escenas? No lo sé, en realidad, y tampoco me importa. Ya he leído varias novelas llamadas “eróticas” que no dejaban de ser escena de sexo tras escena de sexo y que terminan aburriéndote de puro cansino o de no tener ni un mínimo argumento que una las sucesivas escenas de cama. No es este caso ni mucho menos… Las escenas en este caso están muy bien llevadas (tal vez la primera puede pecar de un pelín lenta, pero es un tal vez muy pequeñito) y son de las de “¡¡¡Uauuuuuuu, madre de Dios!!!” Ese dátil… Mejor no pensar en el dátil…
Pero bueno, que me voy por los dátiles… perdón, por los Cerros de Úbeda, o mejor dicho por los oasis del Sáhara, que esta novela no va de escarceos de cama. Va de la relación de amor entre dos personas de culturas bien diferenciadas: un targuí y una española a finales del siglo XIX. Un amor que tiene que lidiar con dos voluntades muy poderosas, dos formas de vivir, de pensar, y que no están muy dispuestas a dejarse convencer… al menos en un primer momento. En pocas palabras, dos trenes a toda velocidad en sentidos opuestos por la misma vía, soltando chispas y diálogos impagables. Beatriz Ayala es un personaje al que cuesta cogerle cariño en un primer momento: Demasiado orgullosa, con ese orgullo que hace que se comporte de una manera irracional y estúpida, muy temperamental, llena de perjuicios (muy justificados dado cómo es su llegada a África pero que luego hacen que su comportamiento sea inexcusable, como en el caso de las “lindezas” que le dedica a Tahir). Y llena de incoherencias, como por ejemplo, lo que suelta por esa boquita: 

“- ¡Odio que seas tan atento y sensible! ¡Detesto que seas tan atractivo y sensual!- prosiguió ignorando su ironía-. ¡Hubiera preferido que te comportaras como un monstruo! ¡No soporto que no pueda renegar de tu compañía, que incluso llegue a añorarte cuando no estás! En dos palabras: ¡te aborrezco! 
A continuación, se precipitó a sus brazos y buscó el seguro refugio de su boca con todo el ansia que fue capaz.”

¿Veis a lo que me refiero? No me extraña que el pobre hombre se descolocara si te sueltan eso y se abalanzan encima tuya a besarte… Paciencia no, desconcierto a raudales debía tener. 
Sin embargo, Beatriz no es rencorosa ni vengativa. No es de las que se enroque en una postura y sabe reconocer cuando se ha equivocado o que las cosas no son como ella piensa que deberían ser (generalmente después de un periodo de reflexión obligado gracias a Tahir). No se le caen los anillos si tiene que pedir perdón, disculparse o perdonar a otros, y eso es lo que hace que te encariñes irremediablemente de ella. 
Tahir también es un personaje que comete sus equivocaciones, intenta imponer su criterio tal vez de la forma equivocada, pero es honesto, sabe escuchar, y como Beatriz, sabe disculparse al reconocer su error y perdonar. 
Los miembros de la tribu tuareg también son una pequeña maravilla: Gulnar, Raissa, Al-Faisal, Obeid, Nasirah… 
Mmmm, sí, creo que la metería en la categoría de “Me ha encantado”. 




17 comentarios:

  1. Aaaaaayyyyyy, que me caigo de culo y no me levanto!!!!! Me encanta cómo has descrito a Beatriz, porque es precisamente así como yo la he sentido al describirla, y permíteme que te diga que pocas personas la han "diseccionado" como tú. Besos y gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por regalarnos esta preciosidad de historia. Espero seguir leyendote, ando a la captura de "La heredera" mientras espero tu siguiente libro.
      Bicos

      Eliminar
  2. Tengo muchíiiiiisimas ganas de leer este libro!
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  3. Ah, nena!!! Y que sepas que todavía estoy llorando de risa por el tema del dátil!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hija mia, menudas escenas... y cuando ella pregunta toda inocente
      Estas comiendo?
      Jajaja... Priceless la carita que debia poner. Como la de el con ella con el cuenco al final...

      Eliminar
    2. Me lo pasé genial escribiéndolo. Qué más puedo decirte?? JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!

      Eliminar
  4. Hola guapa!!

    Llevo leídas unas cuantas reseñas de este libro, y todas muy positivas por cierto :D Creo que me va a ser imposible resistirme mucho más, jajajaja.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, yo quiero saber qué pasa con ese datil !! La verdad es que lo tengo anotado prácticamente desde que salió a la venta, ojalá me pueda hacer con él porque no parais de hablar estupendamente de él y entre todas me estais poniendo los dientes muy largos...
    Besos !

    ResponderEliminar
  6. Le tengo muchas ganas a este libro, a ver cuando puedo hacerme con el y le hago un hueco.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ay los datiles q te llevan por mal camino ...ah nooo,q eran los Cerros jajajajajajajajaj

    Me lo lei,y verdaderamente me gusto....pero no para colocarlo entre los inolvidables....:(

    Besitoss Aurora!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa :)
    Me gustó mucho este libro, desde el principio le tuve ganas y no me decepcionó para nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Segunda reseña positiva que leo de este libro, al final creo que me voy animar con ella:D
    bss

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    En mi lista de pendientes está y con estas reseñas.... madre mía tengo q sacar un hueco para leerlo a la de ya!
    Bicos :*

    ResponderEliminar
  11. Pues nada, ya tenía ganas de leérmelo y como quiero saber que pasa con el dátil.... jajajaja pues ya empecé la lectura :)
    Bicos!

    ResponderEliminar
  12. me da pena pero es que no me llama nada jeje no termina de convencerme y se que no lo leería, que tengo demasiados pendientes ^^

    ResponderEliminar
  13. Hola!!! no suelo leer esta clase de libros, pero este me ha llamado la atencion.
    Gracias por el descubrimiento
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog, y ya me quedo por aquí, así que tienes un seguidor nuevo.
    Te invito a visitar mi blog y a seguirme si te gusta.
    Un saludo, nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantadas de tenerte por aquí. Voy a cotillear tu blog.

      Eliminar

Gracias por comentar siempre desde el respeto, pero recuerda, "todo comentario que haga alusión a la piratería será eliminado".