9 ene. 2015

Regalo del cielo. Mercedes Gallego


Autor: Mercedes Gallego

Publicado por: LxL Editorial

Año publicación: 2014

Género: Romántica/Erótica Regencia

EBook: 4,85€


Axel Birminghan experimenta dos tipos de sentimientos hacia los suyos: gratitud y rabia. Gratitud por los que la acogieron siendo una pilluela en las calles de Londres, otorgándole la oportunidad de una nueva vida, y rabia hacia la única persona que la trata con desdén desde su infancia, el vizconde de Dermont. Él representa todo lo que ella detesta: frivolidad, desafecto y descortesía. Sin embargo, su llegada a Marion Hill cambiará drásticamente su plácida existencia.
Devont Hunt es un hombre frio y descortés con la única persona que cree que es el origen de todos sus problemas, su "prima" Axel. Con lo que no contaba el vizconde de Dermont cuando volvió a Marion Hill era encontrarse con una belleza de ojos verdes que haría que todo su mundo se tambalease por completo. 

Secretos y celos del pasado saldrán a la luz demostrando a Devont que nunca tuvo motivos para odiar a Axel y que, por el contrario, ella es un autentico REGALO DEL CIELO.

MADRE MÍA DEL AMOR HERMOSO, LO QUE ME HA COSTADO TERMINAR ESTO... (Respiro, respiro) Voy a centrarme un poquito y explicar el asunto. No me sirve que la autora al final pida disculpas por los errores cometidos en los usos, normas y costumbres de la época al centrarlos en un punto determinado del tiempo. Y no me sirve porque son demasiados… Pero vamos a empezar por el principio.
La impresión general que te da es que no conoce demasiado este periodo. Bueno, yo tampoco, pero es que hay cosas que son de cajón. Empecemos por el vestuario, estamos en 1817 y lo que se lleva es la moda imperio. Es decir vestidos de talle alto, ajustados debajo del pecho para ellas y calzones y casacas para ellos. Pues que me expliquen como un vestido así se arremolina en la cintura porque por la ley de la gravedad caería al suelo. Y ni sentada, ya que entonces se haría “un charco” alrededor de ella… Tampoco parece que ellos lleven la vestimenta “correcta”, da la sensación de ser pantalones con chaqueta, chaleco, etc.
También algunos diálogos son chirriantes. La sensación que da es que son más contemporáneos de lo que deben ser. Dudo mucho que dos nobles se encuentren en un salón de baile y se llamen conde y duque a secas. Por ejemplo, “Como decíais, conde, bla bla bla”. Más bien se tratarían de milord, o con el título: Dermont al vizconde de Dermont, Valmont al conde de Valmont, etc. si hay más confianza. Más no, ya que los interpelados no se trataban demasiado. Tampoco tratarían de “milord” a un comerciante y más si es americano.
Pero bueno, si la cosa mereciera la pena, se pasa un tupido velo y se hace como que no se ha leído nada raro, pero la verdad es que no… hay por donde agarrar el argumento a veces. Analicemos a la pareja protagonista:
Devon: Yo lo siento, pero no termino de entender (y lo intento) como pasa de un odio acérrimo, celos y demás hacia Axel a unos besos apasionados de la noche a la mañana. Pero literal. La llama de todo menos bonita (bastarda, zorra, zarrapastrosa…), la humilla (telita la escena inicial del cenador), y luego, tras una conversación nocturna en la que, la verdad, la confesión no es para tanto, y si no te has enterado es porque no has querido (y más en esa época que se cotilleaba hasta el respirar) pasa a la mañana siguiente a querer llevársela a Londres para presentarla en sociedad. Y si puede meterla en su cama, mejor. Me lo expliquen.
Axel: Dios, la verdad es que tiene momentos de coeficiente intelectual negativo. Vamos a ver, monina, ¿cómo pasas de odiar a una persona a tener unas conversaciones tan sumamente íntimas en un margen escasísimo de una o dos semanas? Eso por no hablar de que la mujer parece una fuente de tanto llorar, el comportamiento surrealista con su pretendiente en discordia, Andrew, ya que no le sirve con comparar sus besos, con los de Devon, no… compara lo que siente cuando se masturban mutuamente con lo que pasa cuando la masturba Devon o tiene sexo oral… además de pedirle a Devon que se lo haga siempre que se lo pida. Sin comentarios para una “provinciana” que no sabe nada de estas cosas. Y los tres se consideran amigos. No me extraña que cuando el padre de Devon le dice que sean amigos, ella conteste si con intenciones decentes… O el comportamiento tan excesivamente cariñoso (aparte de los temas anteriores) que tiene con el mundo en general a los cinco minutos de conocerse. Muy propio de una joven dama de clase alta y bien educada (léase en tono irónico).
Y en fin, la historia de amor entre esas comparaciones entre Devon y Andrew, el comportamiento de Devon que a veces es de una imbecilidad chapina con los celos que tiene (algo justificados, la verdad, que la cosa no es muy agradable), ella que no sabe lo que quiere y marea la perdiz con uno y con otro; y el pobre Andrew que se come el marronazo, pues… ni me llama, emociona, ni na. Dan ganas de collejearlos a ver si espabilan. El único que se salva, Andrew.
Si añadimos que las historias secundarias tampoco son para tirar cohetes… 
En resumen, después de leerme Mo duinne, donde Ana también es de dar de comer aparte con alguna de sus salidas, me encuentro con esto… No sé si atreverme con sus novelas policíacas.



10 comentarios:

  1. Después de tu puntuación no creo que lo lea...
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía, pero tampoco me han quedado muchas ganas de hacerlo xD
    Porque ya se que me van a desquiciar los protagonistas... xD

    ResponderEliminar
  3. Vaya pues... creo que voy a pasar O.O Conocía el libro, y me había llamado la atención, pero ahora... uf, no me atrevo XD

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  4. No conocía este libro, pero por tu reseña, tampoco creo que le de la oportunidad de conocerlo :P

    ResponderEliminar
  5. Hola Aurora,
    Pues no conocía el libro, y después de tu reseña no me llama nada. Pero tengo Mo duinne en el kindle, porque ese sí que me había llamado la atención. En fin, espero que me guste más que éste a ti.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo duinne esta mejor que este... Eso si, la prota se gana un par de collejas de vez en cuando y preparate para una guia turistica de Escocia.

      Eliminar
  6. Lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Qué mal que te haya decepcionado tanto. Este era uno de esos libros que me habían llamado la atención por su portada pero tras tu análisis....Puedo pasar por alto las licencias históricas (yo de hecho el tema de los vestidos nunca los ubico en la época que tocan, jajaja ) pero lo que no me gusta nada, tal y como comentas, es que de la noche a la mañana pasen del odio y la indeferencia a un amor intempestivo. Necesito ver ese proceso de elaboración, jajaja !
    Espero que la próxima lectura te sea mucho más amena. Besos !

    ResponderEliminar
  8. Vaya que pena.... no leí nada de esta autora pero tengo Mo Duinne en el kindle....
    Bicos y gracias x tu opinión.

    ResponderEliminar
  9. Ufff... Pues con esta tercera crítica me quedan dos mala y una buena. Así que creo que paso principal mente por qué no soporto leer novelas de épocas donde no se respete ni el protocolo, ni la moda de la época. Pasó !!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar siempre desde el respeto, pero recuerda, "todo comentario que haga alusión a la piratería será eliminado".