27 ene. 2015

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor. Ree Drummond

Autor: Ree Drummond 


Publicado por S.L.U. Espasa Libros 


Año publicación: 2014 


Autobiografía Contemporánea


ISBN: 978-84-670-4109-5 


Jamás olvidaré aquel momento. Fue una mezcla de novela romántica, musical antiguo de Broadway y película del oeste de John Wayne. Cuando aquella noche decidí salir a tomar una copa con unos amigos, no entraba en mis planes conocer a nadie, y menos aún a un vaquero alto y curtido que vivía en un rancho a muchos kilómetros de mi refinada y organizada ciudad natal. Pero cuando quise darme cuenta, las flechas me habían alcanzado y no pude ni quise detenerlas. Ésta es una historia universal del enamoramiento, la pasión y el amor inmenso que nos conquista por completo. También es la historia de mi cowboy, de sus Wranglers y de unos zahones. Y la mía, una chica que se enamoró de todo ello y decidió cambiar sus tacones por las ruedas de un tractor. 

Bueno, si en principio me llamó esta novela fue por el título. Me pareció muy divertido. Luego, cotilleando por las intelneses descubrí que es una novela autobiográfica, y que en realidad es el conjunto de anécdotas curiosas, divertidas y embarazosas que le van sucediendo a Ree durante su noviazgo y primer año de matrimonio y que fue publicando en su blog. Y me hice con el libro a ver si me reía un poco… La verdad es que su marido (al que llama cariñosamente el hombre Malboro) tiene más paciencia y comprensión que el santo Job… ¡¡Yo quiero uno como ése a la de ya!! La impresión que te da Ree es de ser una niña pija que se enamora de un cowboy y se mete en cada berenjenal de padre y muy señor mío… Las situaciones son delirantes, extremadamente divertidas (madre mía la que le organiza su futuro cuñado al pedirle que mida la temperatura de las reses antes de marcarlas… Pelín mala leche…), algunas de ellas provocadas por su angustia y ataques de pánico, otras por su mala elección en la vestimenta a la hora de acudir a una cita. También tenemos sus comeduras de tarro (a veces es un poco repetitiva con su vida urbanita anterior en California, sus planes de Chicago o el divorcio de los padres), sus dudas que pueden parecer un poco infantiles o ingenuas para una mujer hecha y derecha de veintiséis años. Ree va madurando poco a poco, de ser una cría preocupada por su ropa, maquillaje y demás a concienciarse del trabajo de un ranchero, involucrándose poco a poco gracias al maravilloso hombre Malboro, ser una madre y sobre todo a no ahogarse en un vaso de agua. Muestras de sus reflexiones son las siguientes: 
*** 
-¿Estás seguro? -Le pregunté- ¿A qué hora pensabas venir? – Me preparé 
para lo peor. 
-Más o menos a las seis –dijo- Así me dará tiempo de acabar antes de 
irnos. 
¿A las seis? ¿De la mañana? 
“Jolines –pensé-, sólo me queda una semana más para dormir hasta tarde. 
Cuando nos casemos, a saber a que hora tendré que levantarme.”
***
Le encantaba mostrarme las tareas que se llevaban a cabo en el rancho. 
Cuanto más estupefacta me dejaban, mejor. 
*** 
Entonces al final de la conversación, oí que le preguntaba a su madre: 
-¿Y qué se hace con las niñas? 
Su madre sabía la respuesta, claro. Aunque no había tenido hijas, era la 
hija mayor de un ranchero y su padre había tenido en ella una gran ayuda 
durante su niñez. Sabía mejor que nadie lo que “se hacía con las niñas”en 
un rancho de ganado. 
-Lo mismo que con los niños –respondió mi suegra.
*** 
En resumen, la historia de cómo una niña bien que vive en un campo de golf se enamora de un vaquero guapo, sexy, dulce, paciente, tierno, comprensivo (en serio, le tocó la lotería cuando lo conoció en un bar), que no tiene problemas en decir lo que quiere cuando quiere… y cambia todo su modo de vida superficial para convertirse en la perfecta esposa de un ranchero. Soltaréis la carcajada más de una vez, eso seguro, con la preparación de las primeras cenas, los primeros agobios al ser invitada a una boda, los tropezones con los tacones que se enganchan en cualquier lado, accidentes de tráfico, gases pos-parto… y que en realidad te podrían pasar a ti. 
Ah, se me olvidaba… Y al final tenéis recetas de cocina, pero ojo con el número de personas, que algunas son para 12 comensales.

 


9 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente y la verdad es que me apetece mucho leerlo :D

    ResponderEliminar
  2. hola Aurora!!

    lo habia visto por ahi,donde dijistes(jajajajajajaja) e igual q a ti, ya solo el titulo me llamo la atencion, no sabia q era algo autobiografico....no se q hacer...no me tentaba demasiado al leer su argumento, pero luego,despues de leerte,me quede con la duda, ya que quiero conocer a ese santo Job...o mejor dicho a ese hombre Marlboro jhejejejejejjeje

    Muchos besitos!!!!

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía pero me ha llamado mucho la atención me lo apunto ya mismo ^^ aunque no soy muy de novelas autobiográficas esta me parece muy interesante ^^

    ResponderEliminar
  4. Es un libro Farm-lit (creo que es) que también me ha llamado mucho la atención pero aún no he podido hacerme con él y leerlo...a ver si este año, la cosa cambia.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Parece un libro entretenido, voy a ver si lo leo algún día de estos.
    Mientras tanto, me gustó mucho tu blog, si quieres pásate por mi blog: worldofbooks-1.blogspot.com
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Muy buena reseña, no lo conocía pero me llama la atención, me lo apunto para cuando tenga un hueco.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ohhh, acabas de recordarme que lo tengo pendiente desde el verano!
    Después de tu reseña ya va siendo hora que me ponga con él.
    Me ha gustado mucho tu reseña. Bosos

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa,, por ahora no me animo, pero viendo tan buena reseña, mas adelante tal vez lo haga.
    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar siempre desde el respeto, pero recuerda, "todo comentario que haga alusión a la piratería será eliminado".