29 ene. 2016

Qué leer en Febrero 2016

Dulces Mentiras
25 Enero
Sloane Locke ha vivido siempre protegida por su padre y sus hermanos, pero se ha prometido a sí misma que eso va a cambiar. Así que decide salir de esa crisálida, extender las alas para volar y… es entonces cuando conoce a Hemi. 
Hemi Spencer vivió a tope hasta que ocurrió una tragedia. Ahora, solo tiene en mente un objetivo del que nada ni nadie puede apartarlo…, aunque Sloane hace que sienta algo que creía destruido en su interior. Ni Sloane ni Hemi están preparados para la pasión y el deseo que surge entre ellos. Son conscientes de que no pueden tener un futuro juntos, de que el pasado es más fuerte, pero deciden luchar y se ven poco a poco envueltos en una red de mentiras que no pueden ni quieren desentrañar… ¿Serán capaces de sobreponerse a esas dulces mentiras y vivir el presente, sabiendo que es todo lo que tienen? 

Corazones de acero
8 Febrero
Julia Romero es enfermera del equipo de urgencias del 061 de Sevilla. Su vida transcurre entre el trabajo y su relación secreta con Rubén, el mejor amigo de su hermano y médico de su equipo, relación que este no parece dispuesto a formalizar.
Austin Parker, miembro del equipo alfa del Team Six de los Seals, acaba de regresar de Afganistán. Su vida y la de Julia se cruzan tras ser apuñalado en la calle. Se trata de un hombre joven, corpulento, con una poblada barba rubia y unos espectaculares ojos azules. Un hombre cuyo torso y alma están marcados por profundas cicatrices. Desde ese encuentro, Julia no podrá dejar de pensar en el americano. Pero Austin se prohibirá a sí mismo sentir algo por la joven enfermera. Está a punto de enfrentarse a la misión más importante de su vida y, por nada del mundo, quiere ponerla a ella en peligro. Los DiHe son la más peligrosa organización criminal de toda Europa. Son salvajes, despiadados, se financian con la prostitución y el tráfico de seres humanos, y Julia está a punto de caer en sus redes, sin imaginar las consecuencias.

Oye, morena, ¿tú qué miras?
9 Febrero
Una divertidísima comedia romántica que nos recuerda que, aunque el amor tiene fecha de caducidad, a veces puedes conservarlo para toda la vida.Hola, soy Coral. Siempre fui una romántica empedernida, hasta que el género masculino me rompió el corazón. Después de varios desengaños, os juro que me dije a mí misma que no iba a permitir que nadie más me hiciera daño. ¡Qué bonito es el amor, pero menuda mierdecita es sufrir por él! Hoy por hoy me considero una mujer relativamente feliz. Trabajo como repostera, tengo unas amigas increíbles y una preciosa hija a la que adoro. En cuanto al tema hombres, lo único que pretendo es disfrutar de un sexo divertido con ellos y poco más. Sin embargo, debo confesar que hay uno que hace que se acelere mi atontado corazón cada vez que lo veo. Se llama Andrew y es el jefe de seguridad de las giras musicales de mi amiga Yanira. Andrew es un bomboncito alto, de ojos oscuros, moreno y terriblemente atractivo. Y si a eso le sumas que conduce una moto y que tiene ese puntito canalla en su mirada que me vuelve loca, ¡ni te cuento! Pero Andrew es esquivo en lo que se refiere a las relaciones amorosas, y eso me hace pensar que a él también le partieron el corazón y que por eso nunca repite con la misma mujer.Repetir, repetir, yo no le voy a pedir que lo haga conmigo, pero cuando nuestras miradas se encuentran, una extraña corriente se genera entre nosotros, y eso me inquieta y me hace pensar en si realmente repetiremos algún día. Pues bien, eso sólo lo sabrás si lees: Oye, morena, ¿tú qué miras?
Martina en tierra firme
Horizonte Martina II
18 Febrero
Amor, enredo, cocina, sexo y una amistad inquebrantable se dan cita en el final de la bilogía «Horizonte Martina», dos novelas que te harán vibrar y disfrutar del amor en estado puro.
¿Estás preparada para dejarte llevar?





26 ene. 2016

Mándame al infierno pero Bésame. Lucinda Gray

Autor: Lucinda Gray 

Publicado: Multiverso 

Año publicación: 2015 

Género: Romántica, Erótica 

ISBN: 978-8494348099

EBook: 4,55€ 



Si Mina pensaba que lo tenía todo controlado en su vida perfecta estaba equivocada, pues gracias a su imprecedible hermano se llevará una sorpresa. Se verá obligada a hacerse cargo de una empresa que está a punto de irse al traste y tendrá que lidiar con un grupo de incontrolables camioneros comandados por un hombre al que todos apodan: Gato. Él es un hombre de actitud chulesca y provocadora, que para el asombro de Mina la traerá sexualmente de cabeza y la arrastrará a situaciones de lo más embarazosas, ridículas e incluso no muy lícitas. Ella para desconcierto de Gato, conseguirá hacerle perder el control en más ocasiones de las que quisiera reconocer, llegando incluso a cuestionarse su brillante futuro.


Creo  que  muy  pocas  veces  le  he  cogido  inquina  a  un personaje  femenino  desde  la  primera  palabra  del  libro hasta la última. Mina me parece una gili... con todas las letras, en negrita y con tamaño 64. Esta chica es una pija prepotente, de las que mira por encima del hombro a cualquiera que no tenga su nivel económico o se lo parece, egoísta, insoportable,  testaruda, marimandona,  dominada por  su entrepierna  y  sobre  todo inconsistente.  Voy a explicarlo un poco mejor. 
Después de un matrimonio de cinco años más el añadido del noviazgo, Mina se divorcia ya que se  encuentra a su marido con su amante... que resulta ser su propio primo. No me he equivocado con el género. Lo cual, vale, no es plato  de  buen  gusto  (opino que  estas  cosas  hay  que aclararlas  desde  un  primer  momento, y  más  cuando  la novela  está  ambientada  en  el  s.  XXI),  pero de ahí  a dominar cada relación, pues hombre... 
En fin, el caso es que la chica, después de un año de no tener relaciones y que su consolador ya no le hace  tanta  gracia,  decide irse  a  una  fiesta  que  da su hermano, a ver si encuentra un espécimen masculino que le alivie sus ardores (tal cual)  ya que total, como son de baja  estopa,  no  va  a  volver  a  verlo  en  la vida,  y  que  le quiten lo bailado. Así que encuentra a su semental de turno, y borrachos y colgados perdidos no toman ninguna medida anticonceptiva... él porque casi ni le da para comer (por lo que quiere optar por “la marcha atrás”, que ella no le deja ejecutar la  maniobra)  y  ella  porque  piensa  tomarse la píldora del día después, cosa que no hace por dejadez. Y hay  que  ver  la  puntería que  tienen  algunos,  él  no  se enteraría, pero sus espermatozoides tenían el turbo y GPS conectado... y voilá.
Ocho años después, los ardores de la niña han ido a peor. Sólo así se explica que se masturbe en la oficina después de ver a Gato por la ventana, que sólo piense en tirárselo, o que para un viaje de una noche se lleve un neceser con sus juguetitos eróticos (¿es que no puedes estar una única noche sin meterte nada (artificial, se supone; si fueras a lo natural no lo necesitarías), alma de Dios?) y que los lleve en el bolso con una niña de siete años a su lado. Cada una es muy libre de vivir su sexualidad como quiera, con quien quiera o con lo que quiera, pero ella me parece un poquito exagerada.
Y lo de inconsistente... Ya que es de esas chicas que dice una  cosa y  piensa  justo  lo  contrario.  Se  acuesta  con  el macizo de turno (Gato en este caso), se convence de hacer que  no  ha  pasado  nada y  mantiene  las  distancias  para luego  cabrearse  cuando  él,  visto el  panorama,  hace exactamente lo mismo. Todo esto mientras piensa en que le encantaría cepillárselo de nuevo. Y así una vez y otra. De  las  protas  que  desean  estar  con  el  chico  pero lo ahuyentan a base de insultos y bordeces porque le aterra estar con él. Chica, aclárate de una maldita vez.
Tampoco es que Gato sea un santito, pero al menos es más coherente que  ella  y  va  de  frente  con  todas  las consecuencias. No negaré que  tiene  su  buena  dosis  de prepotencia y tozudez (a cantidades industriales), pero no se caen los anillos a la hora de ayudar a un amigo, y está dispuesto  a  ver  el  interior  de  las personas,  y  no solo  el cascarón. Eso sí, lo de que para imponerte y hacerla callar, beses a la chica con chicle en la boca y que se lo dejes en la de ella, me parece de lo menos erótico que he leído en la vida. 
A lo que iba... Mina y Gato se conocen cuando ella tiene que ocuparse  de  la  empresa  de  transportes  de su hermano, siendo él uno de sus mejores amigos, y el jefe de logística. Y claro, tenemos a dos trenes a toda velocidad por  la   misma  vía   y   en   sentido contrario.  Los encontronazos  son  monumentales,  básicamente por  la pedantería de una y la poca paciencia del otro. Amén de su tozudez  y  no  dar  su  brazo  a  torcer.  
Y  mientras  sueltan chispas  en  cada  una  de  sus  discusiones,  se suceden las escenas divertidas  (las  de  Cádiz  no  tienen  precio), las calientes, y las ganas de acogotar a Mina despacio y con el máximo dolor. Eso con los giros que toma la acción, los personajes secundarios  (me gustaría  mucho  un  libro con Alex y Piluca de protagonistas, estoy convencida de que lo habrá) hacen que aunque no te acabes de identificar con la pareja (aunque  me  gusta  mucho más  Gato que ella,  hay momentos en que lo zoscarías), te enganchas y la leas casi de  un  tirón.  Todo  eso  sin  dejar  de decir lindezas  sobre Mina. 



22 ene. 2016

La quinta ola. Rick Yancey

Autor: Rick Yancey

Editorial: Molino

Año publicación: 2013

Género: Ciencia Ficción

Serie: The 5th Wave #1

ISBN: 978-8427204225



En el amanecer de la quinta ola, Cassie está huyendo por un tramo desolado de autovía. Huye de esos seres que aunque parezcan humanos, deambulan por el campo matando a cualquiera. Dispersando a los últimos supervivientes en la tierra, aislando a los resistentes, intentando vencer, así, los últimos vestigios de la humanidad. Cassie sabe que mantenerse a solas es la única opción para seguir con vida. Hasta que se topa con el cautivador y misterioso Evan Walker. Un joven que parece capaz de ayudarle a encontrar a su hermano. Así que Cassie deberá tomar una elección definitiva: confiar o perder la esperanza, desafiar o rendirse, vivir o morir… abandonar o levantarse y luchar.


Bueno, pues ya puedo mañana ir al cine a ver la película.  Sip, no tenía ni idea de que era "La quinta ola" hasta que vi el trailler, captó mi atención, supe que era una adaptación de un libro y comprarlo y leerlo del tirón fue casi la misma acción.
Hacía tiempo que no leía ciencia ficción, reconozco que es un género con el que me siento cómoda, así que cuando nada más empezar a leer quedé atrapada no me sorprendió, pero si lo hice cuando empecé a arañar minutos a cualquier actividad para seguir leyendo, hacía tiempo que eso no me pasaba, que una lectura me absorbiera hasta ese punto.
El libro esta narrado por Cassie y Zombie, aunque también hay algún capítulo narrado por  el "Silenciador", este personaje tiene un punto contradictorio, dice no estar de acuerdo con exterminar a la raza humana, que él y un pequeño grupo votaron por convivir ambas razas pero que perdieron. ¿Y se viene a la Tierra como cazador de humanos? Eso es muy raro. Su testimonio ayuda a cargar aún mas la intriga y tensión a una narración ya de por si adictiva. Cassie, la protagonista principal, la que más narración tiene y la que casi me vuelve loca con sus pensamientos y Zombie, el recluta que tiene que superar su formación en un campo de refugiados, donde todo lo relacionado con la invasión parece claro y al mismo tiempo lleno de lagunas, confuso.
Según te adentras en la lectura las preguntas surgen sin respuesta ¿quienes son? ¿que quieren? ¿a quien creo? es de estas lecturas que te hacen dudar, al principio parece que todo esta claro, empiezas a poner etiquetas mentales en plan, tu bueno, tu malo, tu peor, pero ya te aviso que lo de tener todo claro dura nada. Tanto que me pasé quitando y poniendo el cartel de malo a un personaje casi hasta el final... 
El personaje de Cassie esta muy bien logrado, aunque tiene momentos como ya comenté un poco "locura", en líneas generales se mantiene firme (teniendo en cuenta todo lo que la rodea). Bueno, salvo cuando se encuentra con Evan y pierde un poco los papeles, algo totalmente normal dadas las circunstancias que no os voy a contar... Evan me gustó, pero reconozco que su personaje no me pareció muy trabajado, tampoco es que sea totalmente plano, que no lo es, pero le falta algo, quizás al ser una trilogia el autor se reserva para otros libros lo de profundizar en este personaje, no lo sé, pero espero saber mucho mas de él.
Zombie me desconcertaba, para que mentir, pasaba de ser todo rabia todo odio a defender al recluta más joven y débil sin pestañear, pero todo en ese campo de refugiados es así de contradictorio, desde el frío coronel Vosh a la buena de la doctora Pam y pasando por cada uno de los miembros del pelotón 53, Hacha, Tacita, Bizcocho, Picapiedra, Frijol, Dumbo, Tanque... solo un dato, Tacita tiene 7 años (y no es la miembro más joven del peloton) ¿Os la imagináis con un M16 al hombro? ¡Escalofriante! 


Me leeré los siguientes libros sin dudar, pues ha sido una lectura que me mantuvo en alerta, con ansia por seguir el hilo de los acontecimientos y saber el desenlace de Casie en la búsqueda de su hermano y el futuro de la humanidad.

  1. La quinta ola
  2. El mar infinito
  3. La última estrella


19 ene. 2016

Miscelánea. Ana Álvarez

Autor: Ana Álvarez 

Publicado por: Ediciones B 

Año publicación: 2015 

Género: Comedia Romántica, Chick lit 

EBook: 1,89€


Para llegar al puesto de redactora en una editorial, además de profesional y vivir dedicada por entero al periodismo, Victoria ha tenido que ser muy estricta consigo misma y esconder sus encantos tras un elaborado disfraz. Ahora, tras años de duro trabajo y a base de mucho esfuerzo y sacrificio, está a punto de lograr la dirección de la nueva revista Miscelánea. Sin embargo, por imposición de su jefe, tiene que dirigir la publicación con Julio, un conocido millonario con fama de playboy y el tipo de hombre que ella aborrece por encima de todo. Desde el momento en el que se conocen se desata entre ambos una guerra sin cuartel en la que la rivalidad, las discrepancias, las arduas disputas... y la irresistible atracción mutua, van mucho más allá del terreno profesional. 
Una comedia romántica ingeniosa, sensual, divertidísima e inolvidable.
Reconozco que reír, me reí, pero... hay muchas cosas que no me acaban de convencer. Sobre todo la protagonista. A ver, comprendo que a nadie  le  hace  gracia que venga el enchufado de turno a colaborar contigo en un alto cargo, pero la forma de ser de Victoria es de gili con todas las letras y a tamaño 48. En una profesión como la suya (periodismo), antes de despotricar como una posesa moléstate  en  investigar  un  poco  al  del  enchufe  trifásico googlea... y lo mismo te llevas una sorpresa. Pero no, aquí la damita prejuzga sin pensar, y eso es mortal... para un periodista que se supone que es objetivo (o debería serlo). También su comportamiento es digno de darle un par de tortas bien dadas. No sólo con Julio, con todos en general. No se es buena jefe ni profesional con un humor tan agrio y  una  mala  leche  como  la que  destila  la  señorita  Paez. Conozco  a  profesionales increíblemente  maravillosos  y perfectamente  dignos,  que  se matan  en  su  trabajo  a demostrar  lo  que  saben  y  son  una gente amable  y encantadora.  No  por  mucho  gritar  y  malos  modos  se consigue  lo  que  quieres;  más  bien  al  contrario,  con educación, saber  estar,  no  hablar  más  alto  que  otro  se trabaja  mejor  y estás  más  contento  y  rindes  más.  Sin cabreos ni malos rollos. Sí, hay jefes como Victoria, pero los que están abajo no suelen soportarlos mucho tiempo. Lo de ir disfrazada de señorita Rottermeier ya es opcional, que tampoco me creo mucho lo que comentan, pero en fin, yo soy informática (o mejor dicho, trabajo de informática) y hay de todo. Lo más normal, la peña en vaqueros. Y por si fuera poco, es la típica chica que hace una cosa mientras piensa  la  contraria,  llegando  a  ser  como  el  perro  del hortelano, que  ni  come  ni  deja  comer.  No  me  sirve  de excusa lo acontecido en el pasado, porque es de agárrate que  vienen  curvas, y  encima  tan  terca  como  un  burro obcecado.  Egocéntrica, histérica,  tozuda,  mal  pensada,... Pedazo cardo borriquero. 
En fin, que con ese carácter tan dulce y comprensivo, no es de extrañar las jugarretas de Julio, que junto con Madga son  los personajes  que  más  me  gustan.  El  chico  tiene paciencia  a raudales,  y  se  la  devuelve  en  cuanto  puede. Eso  sí,  debe  ser masoca  para  encantarle  las  discusiones entre los dos... Hubo momentos en los que yo, de ser él, la hubiera dejado con la palabra en la boca y me hubiera ido con viento fresco. Y es que verdaderamente, Julio no se la merece. 
Respecto  a  los  personajes  secundarios,  como  dije  antes, Madga se lleva la palma. Es una chica sensata, que hace que Victoria ponga los pies en la tierra y no desbarre de más.  La  amiga perfecta que  esta  para  escuchar  y  si es necesario aconsejar. Un auténtico cielo. Luego tenemos a Noelia, la cuñada metomentodo con una forma de pensar un  poco  peculiar...  ya  que  Victoria  rompió  el molde cuando nació y aconsejar sobre ella es un suicidio. Andrés, el hermano de Julio; Amelia, su madre...
En  resumen,  una  novela  divertida,  sí,  porque  las situaciones en las que se meten (queriendo o sin querer) los  protagonistas  son  un poco  surrealistas,  y  una protagonista a la que yo, personalmente, acogotaría viva. Me  encantó  lo  del  “¿No  quieres  caldo? Pues toma  tres tazas” del final. Pero las discusiones de los protagonistas son para matarla. Y no, no tiene excusa. 
Por  último...  creo  que  nunca  había  leído  tantas  veces “follar” y “polvo”. A veces están bien, otras se pasan un poco... Y que unos personajes hablen tan abiertamente de su  vida  sexual  con  sus hermanos  o  primos  también  me choca, pero en fin. Cada uno es cada uno. A mí no se me ocurriría.


15 ene. 2016

Esta sonando nuestra canción. Anna García


Autor: Anna García 

 Autopublicado 

Año publicación: 2015 

Género: Chick lit 

eBook: 1,88€



Zoe conoció a Connor y le odió al instante. En cambio, se enamoró perdidamente de Sully sin conocerle. ¿Qué pasará cuando descubra que ambos son la misma persona? 
Sarah no tiene tiempo para conocer a nadie, pero el destino pondrá a Kai en su vida, alguien completamente distinto a ella. ¿De verdad los polos opuestos se atraen tanto como para llegar a perder los papeles? 
Hayley no cree en el romanticismo, solo pretende pasarlo bien... Hasta que conoce a Evan, un tío al que ella definiría con una sola palabra: aburrido. ¿Cómo logrará Evan que Hayley se enamore de él? 

Esta es la historia de tres hermanos y de su padre, Donovan, el cual realizó una promesa a su esposa antes de que ella muriera: asegurarse de que sus hijos fueran felices. Y está dispuesto a cumplir con su palabra aunque para ello tenga que entrometerse en sus vidas. 

Si bien al principio me gustó sobre todo por la normalidad de  los personajes,  a  media  de  avanzaba  la  lectura  me  iba dando cuenta  de  ciertas  cosas  que  no  me  terminaban  de cuajar, otras que sucedían excesivamente rápido y  me dio la  sensación  de  que se  me  hacía  excesivamente  largo, sobrándole como unas cuantas páginas por culpa de una de las protagonistas femeninas. Voy a explicarme mejor...
No  se  puede  decir  que  haya  sólo  una  pareja  protagonista, sino que  son  tres  (al  final  cuatro),  aunque  la  de  Connor  y Zoe  es la  que  se  lleva  la  voz  cantante.  Pero  también tenemos  a  Evan y  Hayley,  junto  con  Kai  y  Sarah.  Y  otra final que no desvelo. En el centro de todas está Donovan, el  padre  de  todos  los O’Sullivan  y  causante  en  mayor  o menor medida de que se vayan conociendo. Connor es un publicista que sufre un gran desengaño amoroso por culpa de Sharon, que se larga a trabajar a París con cara de “Si te he visto no me acuerdo” lo que provoca una gran depresión y borrachera y que causa el efecto colateral de conocer a Zoe, ya que es la que tiene la desgracia que llevarlo en taxi y que se lo deje todo perdido. Para rizar el rizo, Zoe es la que lleva a Sharon al aeropuerto siendo la testigo indirecta del desplante    de    la    otra    al    dejarle “olvidado”deliberadamente su teléfono. 
Hayley entra en escena al ser la mejor amiga y compañera de  piso de  Zoe,  y  se  siente  atraído  por  Evan,  aunque  al principio tiene sus reparos por estar  éste último casado. Y Sarah  hace  su  entrada estelar  al  detectarle  a  Donovan  un principio de Alzheimer y por una pícara casualidad ser ella quien  le  encuentra  y posteriormente ser  la  asistente  social que se ocupe de él.
El libro transcurre entre los momentos tiernos provocados por las tres parejas junto con la interacción con su padre, los lagrimones que se te caen en otros momentos, los cabreos 
contra  unos  u  otros...  Todo  sin  olvidarnos  de  momentos graciosos   que   también   hay,   tremendas   meteduras   de gamba (y  no  solo  por  culpa  de  Connor,  que  Zoe  también telita...),   malentendidos...   Es   cierto   que   a   ratos   es tremendamente amena,  pero  en  otros  la  redacción  de  la historia  hace  que  te distancies  perdiendo  la  frescura  que llega a tener. 
Y  ahora  empecemos  con  los  peros.  Hay  cosas  que  a  mi parecer transcurren excesivamente rápido, pero las que más cantan son por una parte que entre el gran desengaño de Connor  y  el considerar  a  Zoe  el  amor  de  su  vida  pasa...alrededor  de  una semana;  y  la  duración  de  la  enfermedad de  Donovan también... Hay  una  tercera  aunque  pasa  más desapercibida  es  el  divorcio de  Evan,  pero  esta  última puede ser más creíble. 
Respecto  a  los  protagonistas,  tenemos  a  Connor, alguien que me  parece  que  sobre  todo  con  Sharon  no  se  ha  dado cuenta de  la  movida  lo  que  en  el  fondo  le  provoca  una gran inseguridad  sentimental,  que  junto  con  su  sentido  de la responsabilidad  causa  que  se  equivoque  una  y  otra  vez con Zoe,  y  que tome  medidas  llevadas  por  el  impulso  y  a la desesperada.  Y  que  desde  luego  no  son  ni  de  lejos  las mejores decisiones. 
Zoe en un principio me parece una chica super dulce, muy romántica  y algo insegura, siempre dispuesta a darlo todo por Connor y a luchar por él... hasta que se produce cierto suceso  y  su personaje  sufre  un  cambio  radical.  Si  bien  es cierto  que  en un principio  su  posicionamiento  es  más  que justificado y te solidarizas con ella, a la larga ese enroque hace  que  te  den  ganas de  darle  de  collejas,  cosa  que  en realidad  hace  el  resto  de  los personajes  ya  que  su  postura no  es  tan  sostenible  y  provoca que  se  convierta  en  esas borriquitas  que  no  se  dan  cuenta  de las  cosas.  Comete muchos errores que desembocan en cabreos y la verdad...no  deja de  ser  la  causa  indirecta  de  lo  sucedido.  Si bien Connor se ha sincerado desde el principio, ella no... y eso le estalla en toda la cara con efectos catastróficos.
Kai   es   el   hermano   mayor,   pasota,  mujeriego e irresponsable. Tiene sus propios traumas (explicados en un relato posterior, “Fuera de combate”) que a punto están de separarle   de Sarah   con sus   continuos   comentarios   a destiempo, pero cuando se sincera es un amor de hombre. Sarah   es   la   horma   de su   zapato,   una   madre   soltera contestataria,  pero  muy  dulce  y dispuesta  a escuchar  a quien  sea.  En  mi  opinión,  Sarah  es  la única  que tiene  la cabeza  bien  amueblada,  la  más  sensata  y sin ella estarían todos más que perdidos.
Evan es el empollón (por qué no decirlo... calzonazos) de la   familia.   Hayley   le   hace   darse   cuenta   de   que   su matrimonio no es ideal y termina peleando por ella y ganándosela.
Otros   personajes   son   Donovan,   el   padre   de   los   tres desastres;  Matthew,  el  padre  de  Zoe,  que  la  verdad,  no sabes por donde pillarlo; Rick, el mejor amigo de Connor y   con  muchos momentos   estelares;   y   los   familiares irlandeses de los O’Sullivan que son Maud, Rory y Keira. 
En  resumen,  una  lectura  que  te  emociona,  te  ríes,  te cabreas,   pegarías   a   alguien...   con   un   estilo   narrativo mejorable,  y con  otros  momentos  que  no  te  crees  por  su rapidez.
Por cierto, de los epílogos... Quitaría el de Penny, solo se salva por algunas salidas de la cría (de estas típicas que te ríes pero la estrangularías), pero...
Si tenéis curiosidad, leeros “Fuera de combate”, que nos cuenta la infancia y juventud de Kai y el amor de su vida. Y   sí,   es   un auténtico   cabrón   aunque   con   Sarah   se trasforma   y   los últimos   capítulos   destilan   ternura   a raudales.


12 ene. 2016

Mía. Katy Evans.

Autor: Katy Evans

Publicado por Principal de los libros

Año publicación: 2015

Genéro: Erótico

Serie: Real  #2


Es MÍA, y yo soy suyo. Nuestro amor es ardiente, poderoso, imperfecto y REAL… El implacable boxeador Remington Tate, conocido como «Depredador», ha encontrado por fin un rival a su altura. La mujer que contrataron para mantenerlo en perfecta condición física, Brooke Dumas, ha despertado en él un deseo primario y abrasador. La necesita físicamente, como el aire que respira, y ahora ha descubierto que no puede vivir sin ella. Brooke nunca imaginó que acabaría con un hombre cuyo cuerpo es el sueño de cualquier mujer. Pero no todos los sueños tienen un final feliz, y justo cuando más se necesitan el uno al otro, ella tiene que apartarse de su lado. Ahora Brooke se verá obligada a volver a luchar por el hombre al que ama.


Mía es el segundo título de la saga Real, y como tardaron "un poco demasiado" en traer este libro a España no tenía intención de leerlo. Recuerdo la sensación de querer más tras el primero y aún así quedar totalmente satisfecha. Una de las peculiaridades de esta saga es su protagonista Remy que padece un trastorno bipolar tipo 1, algo que llama la atención, ya que la mayoría de los protas son "casi perfectos" y este dista mucho de serlo. 
Al final como veis me animé a leerlo, aunque no esperaba mucho de la lectura y si soy sincera me ha sorprendido para bien. 
La fuerza de Remy traspasa el papel, es un luchador a todos los niveles él cae en la oscuridad y logra salir a la luz una y otra vez, se enfrenta a sus demonios aunque él mismo sea el más temible de todos ellos, lucha y nunca se rinde. Es emocionante verlo a través de los ojos de Brooke, la forma en que ella describe todo lo que siente cuando esta a su lado, la desesperación que experimenta cuando están separados, los miedos e inseguridades que le produce estar con un hombre como él, y a la inversa, pues Brooke se convierte en el punto débil de Remy, en su talón de Aquiles.  
En este nuevo libro el malo repite, es decir volveremos a odiar al Escorpión en la lucha por el título de la Liga Clandestina y aunque pudiese parecer que es lo mismo que sucede en  el libro anterior, hay una serie de sucesos que hacen que el interés por saber que sucederá te devore y tú devores el libro en un día como me sucedió a mí. 
¡Incluso derramé lágrimas!Me pilló tan de sorpresa que fue un poco drama, yo queriendo avanzar la lectura viendo borroso para leer... 
Una lectura interesante que leí de un tirón, aunque algunas escenas son demasiados repetitivas con las descripciones (grabado a fuego tengo los hoyuelos de Remy, sus 8 abdominales marcaditos, su pelo de punta...) y aunque Brooke me sacara de mis casillas, con deciros que en este libro Remy es el más estable de los dos ya os digo mucho. 

¡¡¡Y no me puedo olvidar de la portada!!! Aunque quisiera, ya sé que esto es cuestión de gustos y tal, pero no acabo de encontrar la relación entre la portada y la historia que el libro cuenta, salvo que Brooke se enredara con las cuerdas del cuadrilátero, terminase atada y yo no me enterase...en fin. Me gusta mas la portada inglesa, más acorde con la historia.

8 ene. 2016

La chica de las fotos. Mayte Esteban


Autor: Mayte Esteban 

Publicado: Harlequin Ibérica S.A. 

Año publicación: 2015 

Género: Romántico,Contemporáneo

EBook: 2,84€



Rocío, camarera de pisos de un hotel rural y escultora en sus ratos libres, vive al borde de un ataque de ansiedad: el día de su boda está a la vuelta de la esquina, faltan muchos detalles por concretar aún y su novio no ayuda. Para colmo, se encuentra con que tiene que trabajar horas extra en el hotel. Todo debe estar impecable para la llegada de Alberto Enríquez y Lucía Vega, la pareja de actores de cine más rutilante del momento. Cuando aparecen, a Rocío le ocurre algo que no logra entender. Es verdad que Alberto tiene un físico imponente y una mirada terriblemente sexy, pero lo que empieza a sentir es desconcertante e inoportuno, y por ello lo trata de manera fría, hasta brusca.
Alberto enseguida descubre que Rocío no es la típica muchacha encandilada por un famoso y justo eso es lo que llama su atención. Sin embargo, algo se le escapa: ¿por qué Rocío evita mirarlo a los ojos? Impaciente por descubrirlo, idea mil maneras de tropezar con la esquiva camarera. Con lo que no cuenta es con que la prensa sensacionalista es capaz de cualquier cosa con tal de lograr una exclusiva.
En cierto modo es un soplo de aire fresco, y parece una historia bastante real... El trasfondo de la misma es de los que daría lugar a muchas discusiones, ya que no solo están las  (ya  que  son  dos) historias  de  amor,  también  está  el eterno debate de la ética periodística a la hora no sólo de promocionar  películas,  sino  más bien  del  carroñero.  Ni que decir tiene que lo de Christian es un delito fragante a la LOPD, que se lo pasa por donde yo te diga, y si Rocío, de  la que creo  que  insinúan que ha  terminado Derecho, fuera espabilada, no se hubiera librado de un buen juicio. Hay una parte de la novela, en la entrevista radiofónica, que la verdad estoy más que de acuerdo con lo que dicen tanto Lucía como Rocío. 
En  fin,  al  turrón.  Al  “genial”  representante  de  Alberto, Gustavo, no se le ocurre mejor idea para promocionar la última película de los dos actores que decir que mantienen un romance, y que se han escondido en un hotel en medio de la nada (he intentado buscar Grimiel en el listado de municipios del INE y no lo encontré, si alguien me dice por dónde cae...) y contrata los servicios de un paparazzi para  que  los  pille  en  actitud “sospechosa”.  Y  vale,inicialmente  es  una  mentira  con  el  único objetivo  de aumentar el número de espectadores (reprochable), pero la bola  de  mentiras  empieza  a  engordar  y  a  deslizarse peligrosamente  cuando  Lucía  no  quiere  salir  del  hotel porque dice que hace mucho frío (una buena excusa como otra cualquiera, ya  veréis  el  porqué),  Alberto  empieza  a acosar  a  Rocío  al  ver que  ésta  pasa  olímpicamente  del actor, y el freelance se aburre y capta unas inocentes fotos de Rocío y Alberto que desde otro ángulo pueden parecer otra cosa. Y la bola empieza a caer. 
Rocío, inmersa en los preparativos de una boda que en el fondo no le satisface, con un novio (Oscar), cuya actitud es  más  que sospechosa,  se  ve  envuelta  sin  comerlo  ni beberlo en un circo mediático donde campa la rumorología y nadie se molesta en contrastar nada, lo que provoca la cancelación de la boda (de la que se libra, ya que Oscar tiene toda las papeletas de convertirse en un maltratador) y la huida del pueblo al agobiarse con lo que le cae encima. Y  mientras  intenta  solucionar  la  papeleta,  se  va incrementando el número de mentiras para salir del paso, y Alberto se    va    introduciendo    despacito    pero implacablemente en su corazón.
Alberto empieza a perseguir a Rocío por la sencilla razón de que ella ni me pide autógrafos ni hacerse una foto con el móvil, cosa que le descoloca un pelín. Pero poco a poco va  interesándose  por esa  chica  tirando  a  borde  y contestona a la que acaba de fastidiarle la vida sin saberlo. Y  por  si  los  problemas  fueran pocos,  choca  con  las estupendas  ideas  de  Gustavo  y  tiene  que lidiar  con su hermano  menor  adolescente.  Rocío  por  su  parte, se  ha acomodado en una relación que no le lleva a ningún lado, pero por  miedo  o cobardía continúa adelante a  pesar de todas  las dudas  que  le  producen  las  reacciones  de  su cuerpo ante la proximidad de Alberto o las que le genera Oscar con su forma de tratarla. Sí, exactamente igual que los  borriquitos o  los avestruces, sin  querer  saber lo  que pasa  realmente. Y  cuando todo  le explota  en  la  cara,  le echa al actor y a los periodistas la culpa de todos sus males (que la tienen) pero le cuesta analizar en profundidad su noviazgo y se defiende a base de borderías, groserías,  y por  qué  no  decirlo,  tozudez y orgullo  mal enfocado. Al menos a veces tiene ratos de sensatez en lo que se refiere a Oscar, pero le cuesta... Dios y ayuda. Y tampoco es de las que  le duran  los  cabreos  eternamente,  pero  también gracias a terceras personas. Lucia es la gran sorpresa de la novela, ya que en las primeras apariciones te imaginas una diva pija y caprichosa. Pero a medida que vas rascando te das cuenta de que todo es una fachada y es una persona encantadora, que protagoniza una gran historia de amor (a escondidillas  y  en  plan  secundario,  y afortunadamente nada  complicada  pero  que  te  pilla  por sorpresa su duración). No tardas en encariñarte con ella. Y Gustavo... es para  dar  de  comer aparte.  Sinceramente  tiene  unas opiniones que es de tirarle de las orejas sin parar. 
Otros  personajes  destacables  son  Víctor,  el  hermano adolescente y  follonero;  Carlos,  Luisa,  trabajadora  del hotel; los padres de Rocío, su tía Gigi, Christian... Todos van conformando una historia en la que los “qué dirán”, o el  derecho  a  la información  juegan un  papel  muy importante. 
Una historia fresca y original, y en la que se pone en el tapete  ese famoseo  de  prensa  rosa  que  tanto  campea en nuestro país,  y que son capaces de hacer cualquier cosa con  tal  de  acaparar  la atención,  querida  o  no,  y  que  no dudan el pasar por encima de alguien que pasaba por allí en  ese  momento.  Y  no  solo  las actitudes  de  los personajillos,  también  de  los  “periodistas” (telita  para algunos como Raúl Gil...).




Otros personajes destacables son Víctor, el hermano
adolescente y follonero; Carlos, Luisa, trabajadora
del
hotel; los padres de Rocío, su tía Gigi, Christian...
Todos
van conformando una historia en la que los “qué dir
án”, o
el derecho a la información juegan un papel muy
importante.

5 ene. 2016

Qué leer en Enero 2016.

¡Feliz Año 2016! 

2016 se estrena con algunas novedades que deseábamos tener en castellano desde hace mucho tiempo...

La Llamada Del Deseo. PSI/Cambiantes 10
14 Enero 2016
Sienna Lauren es una criatura con profundas cicatrices en el alma que habrían acabado con alguien más débil, pero que a ella la han convertido en una auténtica heroína. Sin embargo, tiene un punto débil: Hawke, el alfa SnowDancer que la fascinó desde el primer momento. Sienna sabe que esa atracción la enfrenta a dos obstáculos insalvables. El primero es la capacidad que tiene este para hacerle perder el control. Un control que ella necesita para reprimir su poder letal. El segundo es un fantasma. El fantasma de una joven que murió hace mucho y que estaba destinada a convertirse en la compañera de Hawke. Desde entonces Hawke se ha convertido en un lobo solitario. No quiere hacer daño... y mucho menos a Sienna. Pero ella está decidida a vencer a toda costa. Al fin y al cabo no tiene nada que perder. Su tiempo se está acabando.

El Rey. La Hermandad De La Daga Negra 12
21 Enero 2016
Larga vida al rey...
Después de haberle dado la espalda al trono durante siglos, Wrath, hijo de Wrath, finalmente asumió el cargo de su padre con la ayuda de su amada compañera. Pero la corona pronto le empieza a pesar. Mientras la guerra con la Sociedad Restrictiva prosigue con furia y la amenaza de la Pandilla de Bastardos se hace cada vez más real, Wrath se ve obligado a tomar decisiones que pondrán todo -y a todos- en peligro. Beth Randall creía que sabía a lo que se exponía cuando se unió al último vampiro de sangre pura del planeta. No iba a ser un camino fácil. Pero cuando decide que quiere un hijo no está preparada para la respuesta de Wrath, ni para la distancia que se abre entre ellos. La pregunta ahora es: ¿triunfará el amor o se impondrá el deber de la herencia?

Lola. Serie Moteros 3.

Porque, a veces, el amor llega cuando menos te lo esperas... 
Andy y Conor pudieron ser más que amigos, pero cuando se presentó la oportunidad de tener un primer encuentro romántico, el motero escogió hacerle un favor a un colega en vez de acudir a la cita. Para la camarera, que llevaba meses suspirando por él y estaba convencida de que el interés era mutuo, supuso un gran desengaño amoroso ante el cuál reaccionó de forma contundente. Con tan solo veintidós años, es el único sostén de la familia y decide que su vida es ya bastante complicada sin necesidad de involucrarse con alguien que no parece aclararse con sus propios sentimientos. 
Pero un día que el bar está de fiesta, los ánimos se caldean. Corre el alcohol, una cosa lleva a la otra y Andy pasa de mantener una violenta pelea con Conor a enredarse en una noche de sexo… Con otro motero. 
Y mientras su amante secreto inicia un vertiginoso ascenso hacia el tope de su lista de hombres favoritos y Conor sigue más empeñado que nunca en recuperar el terreno perdido con ella, un suceso dramático está a punto de cambiar la vida de Andy para siempre. 

El fuego envuelve tu nombre.
21 Enero 2016
¿Qué puede haber en común entre una gruesa bibliotecaria de lengua afilada y un cínico hombre de negocios más interesado en su empresa que en sus propios sentimientos? En apariencia, nada. Y sin embargo, cuando tienen que enfrentarse juntos al peligro, descubren un punto de unión. La atracción poderosa que existe entre ellos.
Desde la costa del Atlántico hasta Ávila, la histórica ciudad castellana. Ese es el camino que emprende Amanda Cunha para ver cumplidos sus sueños: dirigir una biblioteca y vivir tranquila, lejos de su numerosa y agobiante familia. Pero los deseos no siempre se cumplen. Después de un sorprendente encuentro con Rafael Herrera, un empresario seductor y manipulador, la vida de Amanda da un vuelco. Sus continuas atenciones acaban por minar su naturaleza desconfiada y por poner en jaque su corazón y su apacible existencia. A pesar de la prevención con la que se tratan, y de sus marcadas diferencias, pronto se dejan seducir por la pasión. El frágil vínculo creado se pone a prueba cuando tienen que enfrentarse a un hombre sin escrúpulos que no duda en usar la violencia contra ambos. Mientras investigan, los malentendidos y las situaciones comprometidas pondrán en peligro una unión que parece estar más cimentada en el recelo que en el amor.

1 ene. 2016